Revista de Salud Ocular Comunitaria. Publicado 26 agosto 2016.

Medición del impacto de la atención quirúrgica de catarata en la comunidad

Foto cortesía de Divino Niño Jesus, Lima, Peru
Contenido relacionado

Sarah Polack Profesora titular en el Centro Internacional para la Evidencia en Discapacidad, Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, R.U.

Hannah Kuper Profesora titular en el Centro Internacional para la Evidencia en Discapacidad, Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, R.U. hannah.kuper@Lshtm.dc.ul


En muchos países de bajos ingresos, un número considerable de personas permanecen innecesariamente con su discapacidad visual o ciegos por cataratas por no tener acceso a los servicios quirúrgicos.1 En este artículo, analizaremos cómo los estudios de Evaluación Rápida de la Ceguera Evitable (ERCE), también llamado RAAB por sus siglas en ingles Rapid Assessment of Avoidable Blindness, pueden desempeñar un papel en la mejora de los centros que operan catarata; y el impacto que el restablecimiento de la visión, mediante la cirugía de cataratas, puede tener en la vida de las personas.

¿Cómo se puede utilizar el RAAB para mejorar los centros quirúrgicos de catarata?

El RAAB es un método para evaluar rápidamente la agudeza visual.2 En una población se seleccionan al azar personas mayores de 50 años y se las someten a un examen de agudeza visual, aquellos en los que se detecte problemas con su visión serán examinados por un oftalmólogo con la finalidad de determinar la causa más probable.

Hasta la fecha, se han realizado más de un centenar de estudios de RAAB en todo el mundo. La información de estos estudios se puede utilizar para mejorar los servicios de catarata de diferentes maneras ya que proporciona estimaciones de la prevalencia de ceguera, discapacidad visual y las principales causas.

Esta información se puede utilizar para estimar la necesidad de cirugía de cataratas de la comunidad. A partir de esto, se puede calcular el número de operaciones de cataratas que deben llevarse a cabo por millón de habitantes por año (conocido como la tasa de cirugía de catarata), a fin de poder brindar la cirugía de catarata dentro de un marco de tiempo establecido. También se recopila información sobre el número de personas que se han sometido a una cirugía de catarata; este dato se puede utilizar para estimar la cobertura de cirugía de catarata (es decir, la proporción de pacientes / ojos con cataratas operables que ya se han sometido a la cirugía), lo que serviría para medir progreso. Cuando no se dispone de datos hospitalarios, se pueden utilizar los resultados de los estudios RAAB (la agudeza visual de las personas que han sido operadas de cataratas) para tener una apreciación general de la calidad de los centros que operan cataratas en una zona o distrito.

Determinar las causas de la baja agudeza visual también puede servir para identificar áreas a mejorar. Por ejemplo, si el mal resultado visual después de la cirugía de cataratas es común y es atribuible a un error de refracción, puede ser necesario mejorar los servicios de optometría. Los datos del RAAB sobre la calidad actual no serán tan exactos como la información de los hospitales, porque el RAAB incluirá también a personas operadas hace muchos años atrás y provenientes de diferentes servicios quirúrgicos.

Durante el RAAB, se pregunta a las personas que tienen cataratas y que no han sido sometidas a cirugía el motivo por el que no se han operado. Esta información nos muestra las principales barreras a superar en la prestación de estos servicios en una zona. Por ejemplo, si el costo es citado como el obstáculo principal, entonces los centros podría considerar brindar subsidios, mientras que, si la principal barrera es la falta de conciencia, podría ser necesaria una campaña de publicidad.

Por último, el RAAB también se puede utilizar para monitorear el impacto de los centros que dan el servicio de cirugía de cataratas, si el RAAB se repite después de un período de tiempo (por ejemplo, 5-10 años), podría compararse la prevalencia y las causas de la deficiencia visual en estos dos puntos de tiempo.

¿Por qué es importante mejorar el acceso a los servicios de catarata?

En general, se cree que la deficiencia visual por cataratas podría llevar a la pobreza en el hogar y tener un impacto negativo en la persona, pero faltaban pruebas para sustentar esta hipótesis. Por este motivo se realizó el Estudio del Impacto de las Cataratas con la finalidad de averiguar cómo el restaurar la visión mediante la cirugía de cataratas podría afectar la calidad de vida, las actividades diarias e incluso su asociación con la pobreza en Kenia, Bangladesh y Filipinas.

Utilizando el método del RAAB descrito anteriormente, en los tres países estudiados se identificaron aproximadamente seiscientas personas con deficiencia visual debido a catarata (AV <6/24 en el mejor ojo). Por cada participante con catarata, seleccionamos un sujeto que coincidiera en edad y género sin discapacidad visual (los controles). Los participantes y los controles fueron entrevistados con relación a su calidad de vida, actividades diarias y al nivel de pobreza de sus hogares.

Se ofreció cirugía gratuita o subvencionada a las personas con cataratas y un año más tarde fueron entrevistadas de nuevo. También se hizo el seguimiento de los pacientes de Filipinas y Bangladesh después de seis años para evaluar el impacto de la cirugía a largo plazo. Al comparar, al inicio del estudio (antes de la cirugía), entre las personas con cataratas con los controles se encontró que3:

• tenían una peor calidad de vida (relacionada con la visión y genérica)

• eran menos propensas a participar en actividades productivas y más propensas a tener ayuda con las actividades diarias

• eran más pobres en términos de bienes familiares, autopercepción de la riqueza y de los gastos mensuales

Un año después de la cirugía de catarata, las personas que habían sido sometidas a esta operación presentaron:

• mejoría en la calidad de vida relacionada con la visión y con la salud en general

• eran más propensas a participar en actividades productivas y menos propensas a necesitar ayuda con las actividades

• habían aumentado significativamente el gasto per cápita del hogar (es decir, menos pobreza)

En las Filipinas y Bangladesh se encontró en el seguimiento a seis años que los beneficios también se mantuvieron a largo plazo.

En los países de bajos ingresos, este estudio encontró evidencia que la cirugía de cataratas entre los adultos mayores puede conducir a una mejor calidad de vida, una mayor participación y menos pobreza. Estos resultados destacan la importancia de proporcionar una cirugía de catarata que sea asequible y accesible para todos aquellos que la necesitan.

Referencias

1 Pascolini D, Mariotti SR Global estimates of visual impairment: 2010. Br J Ophthalmol. Mayo de 2012; 96(5):614-618.

2 Kuper H, Polack S, Limburg H. Rapid assessment of avoidable blindness. Community Eye Health. Diciembre de 2006; 19(60):68-69.

3 Cataract Impact Study. www.iceh.org.uk/displayJ NEB/Cataract+ impact+study